TRATAMIENTOS

tratamientos

La alopecia no está causada únicamente por la genética, hay muchos factores que pueden afectar a nuestro pelo tales como la falta de vitaminas, el estrés, la higiene, los malos hábitos, los shocks, problemas en la piel, etc. Cada causa tienen un tratamiento concreto atendiendo al origen de la misma y afortunadamente suelen funcionar muy bien.

Los tratamientos que nos ocupan van dirigidos al tipo de alopecia más común y más letal para el pelo, la alopecia androgenética (a partir de ahora AGA). Este tipo de alopecia afecta a más del 90% de los varones a lo largo de su vida y a diferencia de algunos tipos de alopecia no se puede revertir completamente una vez que ha completado su proceso, por eso es tan importante iniciar un tratamiento anticaída ANTES de quedarnos sin pelo. Aquí viene muy bien el refrán: “mientras hay pelo hay esperanza”

Otro dato importante es que los tratamiento funciona solo mientras se usan, es decir, perdemos todo lo que hemos ganado o “mantenido” a los pocos meses de su abandono.

Vamos allá, no olvidéis que NO debéis iniciar ningún tipo de tratamiento por vuestra cuenta, SIEMPRE hay que consultar antes a un médico:

Finasteride (solo indicado para hombres)

Actualmente es lo más efectivo que hay. Logra frenar la caída casi por completo e incluso en la mayoría de los casos mejora notablemente la densidad y grosor del pelo de la zona afectada.

Consiste en ingerir una pastilla de 1mg al día y, como todos los medicamentos tiene efectos secundarios (disminución de la lívido, reducción del volumen de semen expulsado, etc.). Es muy importante señalar que esos efectos secundarios solo afecta apenas a un 2% de las personas que lo ingieren y que desaparecen una vez se interrumpe el tratamiento. Muchas personas recelan de este producto por el miedo a esos efectos, un miedo derivado del desconocimiento y el mal asesoramiento. La mayoría de los casos en los que se ha detectado efectos secundarios han sido provocados psicológicamente por el propio paciente al obsesionarse con la posible aparición de los mismos.

En ESTE link tenéis más información al respecto.

Minoxidil

El segundo en el ranking por efectividad. Se trata de una solución tópica (no hay que ingerir nada, se echa directamente en el cuero cabelludo), su gran ventaja es su alta efectividad en la zona de la coronilla… la mala noticia es que no es tan efectivo en las entradas.

Igualmente tiene efectos secundarios (enrojecimiento y/o picor de la zona tratada) aunque normalmente cambiando de tipo de minoxidil desaparecen (los efectos secundarios suelen estar relacionados con la composición de la mezcla más que con el propio minoxidil).

Ketokonazol

Muchos champús contienen Ketokonazol y normalmente se usan para combatir la micosis, la pitiriasis versicolor y la dermatitis seborreica (otra de las posibles causas de alopecia no relacionadas con la AGA), sin embargo se ha demostrado que su uso continuado ayuda a combatir la AGA con una efectividad algo menor que el minoxidil aunque nada despreciable.

Los efectos secundarios de este tipo de champús son casi inexistentes por lo que muchísima gente lo añade a su tratamiento sin ningún tipo de resquemor.

Combinación

Y aquí el producto estrella: la combinación de los tres productos anteriores. A veces lo más sencillo es lo más adecuado, si el finasteride actúa de una forma, el minoxidil ataca por otro lado y el ketokonazol los complementa ¿por que no usarlos todos juntos? dicho y hecho, está demostrado que la combinación de estas tres soluciones es, hoy por hoy, el remedio más efectivo que existe para combatir la AGA.

Una pastilla al día de finasteride, dos aplicaciones diarias de minoxidil (normalmente mañana y noche) y lavarse el pelo dos veces a la semana con un champú a base de ketokonazol es la clave del éxito.

Y volvemos a insistir, nunca debemos iniciar ningún tipo de tratamiento sin consultar antes un médico que nos asesore y nos diagnostique correctamente nuestro problema.

Comments are closed.