POR DONDE EMPEZAR

Comments (0) Consejos

Troubled with Questions

Cuando se nos empieza a caer el pelo nos entra ansiedad, miedo y, sobre todo, desconcierto: ¿por qué me pasa? ¿qué hago? ¿donde acudo? ¿ya no hay vuelta atrás?… éstas son algunas de la preguntas que nos hacemos y que tienen respuesta.

Lo primero es lo primero, directos al dermatólogo, pero no a un médico cualquiera, buscad información, preguntad, pedid recomendaciones, seguro que en vuestra ciudad hay un buen derma que DE VERDAD va a analizar vuestro caso. Y me estoy refiriendo a uno que os vea el pelo, que os pida referencias familiares, situación personal actual, que OS MANDE UN ANÁLISIS DE SANGRE, que os explique tranquilamente qué puede ocurrir… si os toca el típico que os arranca un pelo, lo mira a la lupa y ¡¡¡TACHÁN, tiene diagnóstico!!! pedid una segunda opinión a otro.

Bien, ya hemos hecho lo más importante, encontrar al profesional adecuado. El siguiente paso lo marca el médico, después de ver los resultados de la analítica os dirá qué tipo de alopecia sufrís. Recordad que la medicina no es una ciencia exacta (mirad la serie HOUSE) y no siempre se tiene un diagnóstico acertado a la primera. Aquí pueden pasar varias cosas:

a) Que vuestra alopecia sea provocada por estrés o falta de vitaminas/minerales lo que no sería del todo malo ya que el problema estaría muy localizado y tendría solución a medio plazo. Seguramente un cambio del ritmo de vida,  una buena alimentación y unos suplementos vitamínicos que podréis comprar en cualquier tienda online os resolverán el problema.

b) Que esté provocada por dermatitis seborreica u otro problema de la piel, lo cual es bastante frecuente y, por fortuna, fácilmente diagnosticable por un buen profesional. La mala noticia es que habrá que seguir un tratamiento muy estricto y cuidarse mucho. La mayoría de las veces consiste en encontrar el champú adecuado, seguir una rutina de higiene concreta y tomar unos medicamentos.

c) Que la alopecia sea de las “raras” y tengáis que seguir haciéndoos pruebas hasta dar con la raíz del problema. Hay bastantes y variados casos en lo que esto ocurre por desgracia. No hay tratamiento concreto ya que pueden ser muchas las causas.

d) La más probable de todas, la temida alopecia androgenética. NO tiene solución definitiva y hay que seguir el tratamiento mientras se desee mantener el pelo. Como ya sabréis a estas alturas hay distintos grados de alopecia, si todavía os queda pelo una combinación de finasteride + minoxidil es lo único científicamente probado que funciona, si por el contrario ya no os queda pelo habrá que recurrir a un trasplante capilar.

El último paso quizá es el más difícil: la constancia. No hay un método universal para ser constante, depende de cada persona y de lo que quiera aguantar. El camino es complicado, habrá que lidiar con el shedding, con los bajones emocionales, con el estilo de vida, con los posibles efectos secundarios e incluso con la economía (los tratamientos no los regalan precisamente)… pero la recompensa merece la pena, mantener nuestro pelo.

A mucha gente os parecerán tremendamente triviales y obvios los pasos a seguir, pero os puedo asegurar que no es así. Un buen consejo puede ahorrar muchísimo tiempo y dinero. El dinero va y viene pero el tiempo en el caso que nos ocupa es esencial ya que lo nuestro es una lucha contrarreloj. Ojalá hubiera leído foros con la experiencia de otras personas antes de probar por mí mismo lo que NO funciona… por suerte para las nuevas generaciones la información hoy en día está al alcance de todo el mundo a un simple click de distancia.

Read more

¿QUÉ HACE REALMENTE LA FINASTERIDE?

Comments (0) Alopecia

finasteride

La finasteride es el primer (y por ahora único) fármaco vía oral que detiene la caída del cabello provocada por la alopecia androgenética (a partir de ahora AGA), la alopecia más común en los varones.

Como muchos de los grandes hallazgos de la humanidad, se descubrió de forma fortuita al observar que los pacientes con hiperplasia benigna que eran tratados con este fármaco tenían cada vez mas pelo.

Lo que realmente hace la finasteride es disminuir indirectamente (no quiero ser demasiado técnico para no perder el hilo) la cantidad de dihidrotestosterona (DHT) en nuestro organismo.

Y ahora os preguntaréis ¿y a mi pelo qué le importa la DHT?… pues le importa, y mucho ya que nuestros folículos son especialmente sensibles a la DHT. Hablando en bruto, la DHT va destrozando el folículo poco a poco hasta que éste no es capaz de producir un pelo como dios manda.

Como veis la finasteride ataca la alopecia desde dentro. Además su consumo es realmente sencillo y nada pesado: una pequeña pastilla de 1mg al día.

Su eficacia está más que demostrada tanto científicamente como “visualmente” en nuestro día a día. Quizá no lo sabréis pero muchos de vuestros amigos que tienen pelo siguen este tratamiento.

Bastan solo 6 meses de tratamiento para empezar a ver resultados sorprendentes. ¡Ojo!, sorprendente no significa milagroso, donde no hay pelo no va a salir, eso tenedlo claro. La finasteride va a frenar la caída y va a convertir muchas de esas pelusillas casi olvidadas en pelo visible, pero no va a hacer que una bombilla tenga melena.

Aquí un ejemplo brutal de uno de los mejores avances que he visto (extraído de nuestros foros):

progresion finasteride

Pero todo no van a ser buenas noticias, aquí vienen los “peros”: Si se interrumpe el tratamiento veremos como nuestro pelo “olvida” todo lo ganado y retenido y empieza de nuevo su decadente proceso de suicidio. Y esto en cuestión de unos pocos meses.

Además como cualquier medicamento tiene efectos secundarios… son muy raros (apenas un 2%) y la mayoría de las veces suelen ocurrir por la obsesión y miedo del propio paciente a padecerlos. Pero existen y es importante conocerlos: disminución leve de la líbido y del volumen de semen expulsado, aumento de las mamas, etc. Lo bueno del asunto es que desaparecen al interrumpir el tratamiento.

En definitiva, estamos ante el mayor avance de la historia de la humanidad en la lucha contra la AGA. Hay que informarse bien, acudir al médico y decidir si merece la pena probarlo.

 

 

Read more

Mitos sobre la alopecia

Comments (0) Consejos

wpid-mitos-seguridad-informacion.jpg

Sobre la caída del pelo se han dicho y escrito millones de palabras… y no todas son ciertas. Vamos a intentar recopilar los mitos mas extendidos para ver si son ciertos o no:

Las canas no se caen

Quizá ésta sea la afirmación más fácilmente desmontable ya que es evidente que hay muchísima gente con canas a las que se le cae el pelo. Si que es cierto que el pelo blanco suele ser mas grueso y áspero, de ahí la creencia, aunque por desgracia la alopecia no se frena por que existan canas.

Raparse el pelo frena la alopecia

Lamentablemente esto no es así. Si es cierto que se observa el pelo mas grueso pero es simplemente una falsa apariencia ya que el cabello cuando crece se va haciendo mas fino en las puntas por lo que cortarlo hace que solo veamos la parte mas gruesa que esta cerca del folículo.

Llevar gorra acelera la caída

Si y no. Por una parte el uso de gorro puede desprender cabellos por fricción, sobre todo los que están en la última fase, pero si no se abusa no es relevante en absoluto. Por otro lado se cree que se deja sin oxígeno al pelo lo que no es cierto ya que el oxígeno se lo proporciona el folículo a través de la sangre.

Peine y almohada llenos de pelos significa alopecia

Absolutamente falso, todo el mundo pierde pelos diariamente, los que sufren alopecia, sencillamente, en vez de regenerar el pelo sano lo regenera más débil. Una persona sin alopecia puede perder muchísimo pelo al día (incluso 100 cabellos diariamente) que siempre volverán a nacer igual de fuertes.

El estrés y las preocupaciones provocan alopecia

Si, por desgracia es así. Estos problemas afectan al funcionamiento de nuestros folículos y pueden provocar que dejen de crear pelo. Ejemplos de esto podéis observarlos en famosos como Pep Guardiola que, aunque ya tenía alopecia antes de entrenar al Barsa, terminó su etapa blaugrana muchísimo mas calvo.

image

Otro ejemplo es el de Barack Obama, la presión de la presidencia de EEUU pasa factura y, aunque no se le ha caído el pelo, se evidencia un deterioro en la coloración del mismo.

image

Resumiendo, no toda la sabiduría popular es tan fiable así que tened cuidado.

Read more

LA OBSESIÓN. UN GRAVE PROBLEMA PSICOLÓGICO

Comments (1) Consejos

Foto: salud.facilisimo.com

Nadie puede entender el trauma de perder el pelo mejor que la persona que lo sufre. Esa frase me la dijo mi padre hace muchos años, cuando yo era todavía un niño y, evidentemente, ni tenía problemas de alopecia ni me importaban lo más mínimo. Y me lo dijo después de escucharme una pelea con mi hermano mayor y observar como me metía con su incipiente alopecia. Nunca se me va a olvidar la “regañina monumental” que me llevé aquel día.

Tenía razón, años después empecé a sufrir alopecia, era evidente, mi padre calvo, mi hermano mayor calvo… me tocaba. El sufrimiento que llegué a sentir jamás lo había vivido, sentía una impotencia horrible, unas ganas de llorar constante y una sensación de un futuro negro permanente. Desde ese momento el pelo era el centro del universo para mí, me miraba las entradas en todos los espejos, me pasaba la mano por la cabeza continuamente viendo como siempre había restos de pelos, analizaba al dedillo el pelo de los demás… fue un infierno.

Sé que hay problemas más graves en el mundo, no soy tonto, pero para mí en ese momento el pelo era lo peor que me podía pasar. Yo siempre había dicho: “bah, si me quedo calvo me rapo y ya está”… Que fácil era decir aquello entonces cuando el espejo reflejaba un pelo perfecto… yo no estaba preparado para un cambio de imagen tan repentino.

La desesperación era tal que gasté miles de euros en clínicas “milagrosas” que evidentemente solo sirvieron para vaciar mis bolsillos y continuar con mi particular pesadilla. Durante dos años me patee la provincia entera en busca de una solución, pero no había nada que hacer, todos los médicos me decían lo mismo: “prueba con minoxidil y si funciona pues has tenido suerte” pero no me funcionaba, al menos en la zona donde yo estaba “clareando” a un ritmo frenético.

Hasta que un día mi madre me pidió que la acompañara a un dermatólogo de la seguridad social para una consulta rutinaria. Entré, vi un hombre mayor CALVO y bastante apático, trató a mi madre y tras ello empecé a hablar de mi problema. Se puede decir que en ese momento vi la luz, me dijo unas palabras tan tranquilas y seguras que creía que estaba contándome un cuento. Básicamente me dijo que se acabaron mis problemas, que la alopecia ya se puede frenar y que ya no tenía que preocuparme de nada. Eso sí, también me dijo que desde ese despacho de la S.S. no podía hacer nada y que volviera al día siguiente a su oficina privada… aquí nadie da duros a pesetas, está claro. Evidentemente yo no las tenía todas conmigo, ya me había adulado en las clínicas “sacacuartos” y desconfiaba hasta de mi sombra… pero se podía decir que aquello era distinto…

Al día siguiente fui a su despacho privado y todas mis dudas se disiparon, se sentó a mi lado, estudió mis antecedentes familiares, me miró un poco el cuero cabelludo (no hizo el “paripé” de arrancarme un pelo y mirarlo en una lupa) y me explicó con pelos y señales lo que me pasaba y por qué la alopecia androgenética me estaba “devorando”. Me habló de un nuevo medicamento (de esto hace ya más de 10 años) llamado propecia que estaba revolucionando el problema de la alopecia, que agarraba el problema desde el interior y me preguntó si quería probarlo… SE ME LLENÓ LA BOCA CON EL “SI QUIERO”. Sin embargo no se cortó en absoluto, me avisó de los efectos secundarios y de como tenía que mantener la calma y olvidarme del problema. Insistió tantísimo en el factor psicológico que hasta me asusté un poco.

Dicho y hecho, la verdad es que me costó muchísimo (sobre todo las primeras semanas) olvidarme del pelo y dejar de mirarme en todos los espejos. Me hice unos análisis de sangre y empecé el tratamiento a base de una pastilla diaria de propecia (finasteride 1mg), unas cápsulas de levadura de cerveza y un champú neutro suave de diario. Seis meses después no me lo podía creer, no solo había dejado de clarearme el pelo sino que además lo tenía más denso en las zonas críticas. Mi autoestima estaba por las nubes… y así hasta hoy, diez años después, donde puedo decir que tengo más pelo que cuando empecé el tratamiento. En cuanto a los efectos secundarios no tuve el más mínimo problema, me olvidé por completo de ellos desde el día cero. Yo solo quería recuperar mi pelo y no podía pensar en otra cosa, seguramente eso me ayudó a dejar de lado esa improbable pero existente posibilidad.

Todo este tostón se para reflejar la importancia que tiene el facto psicológico en este tema. Y estoy hablando tanto del problema en sí como de los efectos secundarios de cualquier tratamiento. La obsesión solo te lleva a cometer errores y además el estrés que genera es un problema añadido para nuestro pelo. Hay que calmarse, mirar la situación con perspectiva y ser consciente de que el problema tiene solución.

Imaginad que cada vez que tomáis una aspirina os viene a la cabeza la cantidad de gente que ha sufrido un infarto tras tomársela. ¿A que no lo hacéis? Eso es por que sabéis que el porcentaje de esos casos es mínimo y que los beneficios de la aspirina con respecto a su índice de efectos secundarios compensa con creces su utilización. Eso es así para cualquier tipo de medicamento aprobado por los organismos oficiales de cada país. Hay gente que realmente ha sufrido los efectos secundarios de la finasteride y se han asustado y enfadado, eso es perfectamente comprensible. Cuando tomamos algún medicamento aceptamos esa posibilidad, sino quieres aceptarlo NO EMPIECES A USARLO. Lo que no es normal es que la mayoría de los síntomas secundarios se deben a la obsesión permanente por sufrirlos, he escuchado casos de personas que ya decían padecerlos incluso unos minutos después de tomar su primera pastilla… demencial.

Por último, aquí os dejo con un enlace que pone en evidencia todo este asunto de la importancia del factor psicológico:

http://www.med.unne.edu.ar/revista/revista114/Beneficio.htm

Read more

PERO YO YA SOY CALVO… ¿Y AHORA QUE?

Comments (0) Alopecia

bruce

No te preocupes, también se puede arreglar. Eso sí, no va a ser tan barato y tan cómodo como los tratamientos anticaida.

Trasplante capilar

No os asustéis, las técnicas de trasplante capilar han avanzado muchísimo, de hecho muchas personas que veis diariamente en el metro, la cafetería, el trabajo, etc. seguramente lo tengan hecho y ni lo sepáis. Atrás quedaron esas chapuzas que hacían parecer nuestro cabello “pelo de muñeca”.

Antes de empezar siquiera a plantearse esta solución debéis buscar un sitio de confianza y de experiencia contrastada que os muestren ejemplos concretos de personas que hayan sido tratadas en ese mismo sitio. Si vais recomendados por algún amigo o familiar que ya haya estado allí mejor que mejor. Hay mucho carnicero suelto y multitud de “ofertas” que pueden hacer que nos arrepintamos de por vida.

Actualmente se practican dos técnicas:

FUSS:

En términos generales se trata de extraer de la zona donante (normalmente la nuca) una tira de cuero cabelludo e implantar los folículos en la zona afectada por la alopecia.

Sus ventajas son que no necesita tanto tiempo en la intervención y que se logra implantar un número de pelos mayor que la técnica FUE

Los inconvenientes son que queda una cicatriz en la zona donante (aunque se disimula por que la tapa el pelo).

Esta técnica se recomienda en calvicies más avanzadas

FUE:

Básicamente se trata de extraer los folículos uno a uno y añadirlos a la zona receptora.

Sus ventajas son la ausencia de cicatriz y una menor molestia durante los días de recuperación.

Los inconvenientes son el precio, el tiempo de intervención y la pérdida de densidad de la zona donante.

Esta técnica se recomienda para calvicies menos avanzadas.

Ejemplos del “buen hacer” de los trasplantes actuales lo podemos encontrar en personajes públicos como el político italiano Silvio Berlusconi, el jugador del Málaga C.F. Jesús Gámez, el también jugador de fútbol (Manchester United) Wayne Roney, etc.

MHT (micropigmentación)

Esta técnica es mucho menos invasiva y produce un efecto inmediato. Dicho de manera simple se trata de “tatuarse” la cabeza para producir un efecto rapado. Verlo es mejor que decirlo, por eso os muestro una web donde podréis observar ejemplos:

http://www.hishairclinic.com/gallery/

Como en el caso anterior es muy recomendable buscar bien donde ir ya que además esta técnica implica un mayor porcentaje de “inspiración artística” por parte de la persona que va a tratarte. Hay varias clínicas que se están especializando en el MHT.

¿Sabéis quien es Vin Diesel? Pues bien, ese hombre está prácticamente calvo y, sin embargo, en sus películas suele aparecer con un rapado super definido y que queda estupendamente. Esto es gracias a los maquilladores que utilizan una técnica parecida al MHT (con la diferencia que el maquillaje es temporal y el MHT es “para siempre”) y consiguen este efecto tan estético.

Read more

LA LEVADURA DE CERVEZA

Comments (0) Suplementos

levadura de cerveza

No todos los problemas del cabello vienen derivados de la genética, hay muchos aspectos que pueden hacernos perder pelo. Uno de ellos es la falta de vitaminas y minerales, y para este problema nada mejor que tomar diariamente levadura de cerveza.

La levadura de cerveza es uno de los mejores remedios naturales para el pelo, tomando este complemento alimenticio podemos observar una mejoría en el cabello incluso en unas pocas semanas. 
En algunos casos extremos, en pocos días se puede ver que el pelo está brillante, más suave y menos reseco.
La levadura de cerveza contiene proteínas, las cuales son indispensables en todos los procesos del organismo, posee vitaminas del grupo B que aportan ácido fólico, riboflavina, niacina,piroxina y tiamina. 
Entre los minerales que posee la levadura de cerveza encontramos, cromo, cobre, calcio,fósforo,magnesio, manganeso, potasio,selenio y zinc. Además de todo ello se ha demostrado que mejora la concentración mental.

La levadura de cerveza se puede tomar en polvo o en comprimidos, la ventaja de tomarla en comprimidos es que en el envase se especifica las cantidades que contienen y como deben tomarse. 
Lo más frecuente es tomar 2 comprimidos de levadura de cerveza en cada comida, en total 6 comprimidos al día, estas dosis pueden variar por recomendación médica. 
Es conveniente comenzar tomando uno o dos comprimidos al día y aumentar gradualmente la cantidad. 
Recordemos que la levadura de cerveza no sólo mejora el pelo sino también la piel y las uñas.

La levadura de cerveza se compra en farmacias, OJO, no se debe confundir la levadura de cerveza que se utiliza en panaderías con la que se toma para mejorar el cabello y evitar su caída.
 Las personas que padecen ácido úrico elevado, Gota o cálculos de riñón no pueden consumir levadura de cerveza ya que ésta es rica en sustancias llamadas purinas y están contraindicadas en los casos mencionados.

Como veis, la levadura de cerveza no evita que la temida alopecia androgenética siga su curso, sin embargo nos ayuda a mantenerlo saludable lo que es muy recomendable para complementar nuestro tratamiento anticaída.

Read more

Explicación de la alopecia

Comments (0) Alopecia

El Shedding

Comments (1) Alopecia

cepillo

Vamos a hablar del Shedding, ese gran querido enemigo. Antes de nada sobra decir que aquí se explica lo que les ocurre a la gente que responde positivamente a un tratamiento. Evidentemente hay personas a los que los tratamientos no les hace ningún efecto e incluso a los que se les acelera la caída del pelo (esta última frase acojona mucho pero hay que decir que no es lo habitual). Ese es otro tema y nada tiene que ver con esta redacción.

Para empezar nada mejor que traducir esa palabra inglesa: ”shed” significa algo así como arrojar o desprenderse, justo lo que hace el pelo en este proceso.

También debemos tener en cuenta otro concepto: “ perder el pelo”. Se pierde pelo cuando el número de cabellos que se cae es superior al número de ellos que empiezan a crecer. Los humanos estamos continuamente renovando el pelo y a todos, sin excepción, se nos cae cada día (incluso puede ser normal llegar a los 100 diarios), y eso no significa que perdamos pelo.

El Shedding consiste en el cambio de estado del folículo, en otras palabras, los folículos funcionan por fases, es algo así como nacer, crecer, morir y renacer. El folículo “crea” el pelo, éste empieza a crecer y crecer y cuando llega el momento (por lo general años) “muere” y se cae. En ese instante el folículo permanece en “reposo” durante un tiempo (días, semanas o incluso meses) hasta que crea un nuevo pelo (si los tratamientos funcionan este nuevo pelo será igual o más fuerte que el anterior)

Como veis el proceso de Shedding no es el mismo que el que nos provoca la alopecia… en la alopecia se acortan los ciclos de los cabellos (viven menos tiempo creciendo y creciendo), cuando mueren y vuelven a “nacer” lo hacen más débilmente, ese ciclo se repite hasta que ya no “se fabrica” pelo nuevo en ese folículo.

Evidentemente el Shedding es temporal y consecuencia de la reacción del folículo a algún tratamiento contra la alopecia (minoxidil y finas por regla general). Como hemos explicado antes, los cabellos que están próximos a su última fase se caen (por que “sus” folículos ha reaccionado al producto “anticaida”) para volver a nacer más sanos, de ahí que notemos un aumento significativo de la caída del pelo. Hay muchas opiniones en cuanto a los tiempos que dura y, claro está, depende de la persona. Por lo general va desde las primeras semanas de tratamiento hasta los 3 o 4 meses.

Es muy importante (y muy difícil) aguantar el Shedding ya que nos asustamos y creemos que nos estamos quedando sin pelo rápidamente. Aquí el factor psicológico juega un papel vital, es por ello que debemos acudir a un médico si nos vemos incapaces de seguir el tratamiento por el miedo que nos genera. Él os explicará y os hará comprender que esto es normal.

Ojo, el Shedding no siempre ocurre… que tengamos shedding casi siempre es síntoma de que el tratamiento está funcionando pero que no tengamos Shedding no significa que no funcione.

Una vez pasada la transición del shedding es cuando empezamos a ver resultados (6 meses, un año…) ya que el pelo que había caído a consecuencia del cambio de fase empezará a nacer con más fuerza (mayor diámetro, pigmentación y tiempo de crecimiento). Es obvio que a cada persona le afectará de diferente manera, los habrá que noten una mejoría considerable y los que simplemente vean que los cabellos no nacen más débiles (frenada de la caída).

En definitiva, el shedding es parte del tratamiento, resulta irónico que debamos perder pelo para frenar su caída pero pensemos fríamente: Para que el cabello crezca con más fuerza el folículo debe parar su actividad, “matar” a su débil pelo, “reorganizarse internamente” y así volver a generarlo más sano.

Read more

Tres consejos imprescindibles para plantarle cara a la alopecia

Comments (0) Consejos

lista de consejos

 

La batalla contra la calvicie es una lucha de paciencia. No es sacrificada, ni siquiera tediosa… es sencillamente una pelea constante, esa es la clave. Dicho esto es evidente cual va a ser el primer consejo de la lista.

Vamos a verla con detenimiento:

(más…)

Read more

Tipos de alopecia

Comments (0) Alopecia

Escala de alopecia

Existen varios tipos de alopecias clasificados según el origen y el aspecto que tienen. En esta entrada vamos a intentar resumir las más comunes y explicaremos con detalle las posibles causas que las producen así como el proceso que sigue hasta hacer desaparecer el pelo.

(más…)

Read more